Diez años trabajando en recursos humanos, de los convencidos, pasándolo genial y, a la vez, formándome en coaching y dando mis primeros pasos en el mundo del teatro.

Un día me levanté y dije “esto está muy bien pero… ¿qué hay de segundo?”.

Así que aparté los recursos humanos a un lado y empecé a formarme en Lecoq, una pedagogía teatral basada en el gesto y el movimiento, fundé mi empresa, dedicada a facilitar formaciones en habilidades directivas con teatro, e inicié mi carrera profesional en artes escénicas de calle. De rebote, empecé a presentar eventos.

Ahora me preguntan “¿qué haces?” y bueno, no es sencillo responder.

No se sabe, quizás mañana me levanto y me diré “esto está muy bien pero… ¿qué hay de postre?”

Anuncios