Prohibido quejarse // Artículo

Todos convivimos en un mundo lleno de quejas. Te levantas cada mañana y si de algo puedes estar convencido es de que alguna queja escucharás a lo largo del día.

Además, RRHH recibe más quejas que la media y en cambio debemos ofrecer una actitud de positivismo, de energía positiva… ¿Cómo lo hacemos?

Recomiendo Prohibido quejarse, de Jon Gordon. En dos días te lo lees. Aquí algunas de las ideas y reflexiones que aparecen o que me vienen a la cabeza:

  • Las dos razones fundamentales por las cuales la gente se queja son: porque tiene miedo y se siente impotente, o bien porque la queja se ha convertido en un hábito.
  • Personalmente, intento huir de los quejicas crónicos. La energía de la queja, el resentimiento, el fracaso… se transmite. Yo no quiero trabajar con quejicas crónicos. Rodéate de gente positiva, gente que se coma los “problemas” a bocados.
  • Cada queja tiene un sentimiento opuesto. En relidad, la queja puede ser un don porque nos puede ayudar a saber lo que nos hace felices.
  • Sobre la queja…
    • Añade un “pero” después de cada queja acompañado de un pensamiento positivo.
    • Concéntrate en lo que puedes hacer y no en lo que tienes que hacer. Invierte tus supuestas obligaciones y transfórmalas en gratitudes.
    • Transforma las quejas en soluciones: el objetivo no es eliminar todas las quejas, la idea es eliminar las quejas sin fundamento. Acompaña las quejas justificadas en soluciones y ante tus narices tendrás una oportunidad.

 

Anuncios

Un comentario en “Prohibido quejarse // Artículo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s