Guía de management del peor equipo de tu vida // Artículo

Estás aburrido, aburrido de este mundo de perfecciones, este mundo en el que cuesta equivocarse y, especialmente, a ti. Quieres… quieres probar cosas nuevas, estás decidido: quieres liarla.

Es algo que no ocurre, sino más bien lo contrario. De hecho, somos uno de los países más productivos del planeta. Sin ser testigo de semejantes conductas, le he dado vueltas al tema y puede que realmente estés interesado en dejar atrás la eficiencia, para crear un equipo de trabajo doctorado en malos hábitos, mediocridades y despropósitos.

Pasos para construir un equipo mediocre

–  ¡Confía solamente en tu madre! Ella te trajo al mundo. No confíes en tu gente. Para qué, ¡si nunca responden! Si cumples este paso, tranquilo, aquellos tal vez sí se lo merezcan se frustrarán, y los que no responden nunca, trabajarán todavía menos y peor. ¡Es perfecto!

– No midas el desempeño. No es necesario decirle a la gente en qué son unos petardos, no servirá de nada, hazme caso.

– Comunícate lo justo con cada miembro de tu equipo, y si puede ser, nunca. Si la empresa o el equipo va mal, ¿por qué vas a dar explicaciones? Total, no van a entender nada. Lo mismo sucede al definir los objetivos del grupo: oye tú, que cada uno haga lo suyo y ya te encargarás tú de coordinar. Y lo más importante, haz uso del email absolutamente para todo, ¡que no te vean la cara!

–  No despidas a nadie. Si si, lo has leído bien. Demuestra que eres buena persona y no despidas a nadie, sólo si roba o insulta al portero. El talento no es importante, y al final el único que sabe eres tú. Cuando la gente no cumpla no la despidas, ya lo harás cuando te vaya bien, así irás cultivando la semillita de la inutilidad.

– El gusto que da pasearse por la oficina y pensar “¿y quien coño es éste?”. No conozcas sus motivaciones, ¿para qué? Ellos podrían trasladarte la realidad del equipo, podrían incluso sacarte de varios apuros… pero lo bien que se está desayunando con los tuyos, pillín…

– Vamos, adelante, dedica todos tus esfuerzos en tirar del carro. Eres el único que sabe, que puede y el más listo. Podrías motivar a los demás para que lo hagan (aunque no sean tan buenos, son más), pero no, tú solo puedes.

– Toma muchas decisiones, y enorgullécete. Seguro que acabarás dedicando el mismo tiempo a lo urgente que a lo importante. Ése es el estadio ideal, no te muevas.

Es una combinación complicada, pero si consigues poner en marcha cada uno de los citados pasos, vas a construir el equipo de tu vida.

Vamos, no te lo pienses, ¡acciona!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s